Make your own free website on Tripod.com

deportes acuaticos

 

El flysurf aparece como novedad de este verano en deportes acuáticos y semiaéreos. Se practica con una gran cometa de tracciónn que desliza al practicante, montado sobre una tabla de surf, por encima del agua. Conocido también como kitesurf,. Apareció en la década de los noventa, cuando un grupo de jóvenes ideó un artilugio uniendo lo mejor de diferentes deportes naúticos.

Engloba la técnica del windsurf, el surf, las cometas de tracción, el parapente, el wakeboard y el snowboard y se realiza con dos clases de cometa. La primera se compone de un doble perfil dividido en cajones abierto, que se infla gracias al viento y mantiene la estructura por medio de unas válvulas que se cierran cuando se llenan de aire. La segunda forma su estructura merced a unas costillas que se inflan con un pequeño inflador. La principal característica de la hinchable es que los flotadores ofrecen más seguridad en las caídas, ya que son más ágiles a la hora de volar.

    Hay que aprender a manejar la cometa en tierra, levantándola cara al viento. Una vez situada encima de la cabeza, la vela actúa como u  perfil alar y ofrece menor resistencia. Tirando de la botavara hacia abajo, la cometa empieza a encadenar giros y a acoger tracción. Para entrar en el agua con tabla es fundamental que la cometa se sitúe sobre la cabeza.

    Actualmente en Francia está prohibida su práctica en las playas más concurridas.

 

 

 

 

CONSEJOS:

    Practicar el flysurf bajo asesoramiento profesional, preferentemente en una bahía o zona delimitada, ya que es inevitable la vuelta a pie al punto de partida hasta aprender a virar.

    Salir con vientos de mar constantes en dirección e intensidad y no muy fuertes, pues son los que aseguran el regreso a la tierra.

    No olvidar atar el cabo elástico de seguridad en el tobillo para no perder la tabla en caso de caída.

    Revisar todo el equipo antes de levantar la cometa(sobre todo, asegurarse de que las líneas no tienen vueltos ni nudos).

    Dejar la cometa en la arena con los tubos hinchados mirando hacia abajo, con el borde de ataque cara al viento y con arena

 

                                   

 

 


surf

Aprender surf es algo que ha tentado a muchas personas. Ellas se prometen que en algún verano tratarán de aprender, sin embargo esto nunca sucede porque parece muy remoto, demasiado duro de iniciar o porque existe el erróneo prejuicio de que en Chile no hay olas con condiciones para practicar. Y eso no es así. Tome nota y déjese llevar por LA TENTACIÓN.
La edad mínima para aprender el surf bordea los 9 años. También existen casos especiales de niños que a los 4 o 5 años aprenden a nadar y pueden comenzar 1 o 2 años antes. Sin embargo, esto no tiene por qué limitarlo si está un poco sobre esta edad, hay personas que comenzaron cerca de los 40 años manteniéndose fuerte y en buena forma hasta los 70 años.

Los primeros pasos (o brazadas)

El comienzo implica encarar un nuevo medio: el océano; y con esto una nueva serie de reglas y principios que probablemente no ha experimentado antes. Pero no deje que esto lo asuste porque poniéndose a punto con estos factores, el surf es muy recomendable.          

 

Usted necesita estar a punto para nadar, pero aunque cuente con esto debe tener en cuenta que el surf exige utilizar ciertos músculos de sus brazos para "remar", músculos que probablemente no ha usado, por lo que sentirá en las primeras prácticas un poco de cansancio (síndrome del "brazo de goma"), que después de varias sesiones cesará, incrementándose el rendimiento en la remada.
El balance. Tanto como montar en bicicleta o patinar, al principio parece casi imposible lograr estabilizarse sobre una tabla en movimiento: básicamente su equilibrio dependerá de la posición de los pies y del uso de los brazos. El truco lo aprenderá más rápido de lo que imagina, aún más cuando se sabe que la caída en ningún caso dolerá tanto como un porrazo en patines.

Algunos conocimientos básicos de las olas.

En tanto que no hay dos olas iguales, el mar se conduce de una manera bastante lógica y consistente. Pero lleva tiempo tener la capacidad para interpretar la superficie y predecir los próximos movimientos para poder "correr" olas sucesivamente.

 

Desde el primer momento que se toca el agua no hay que luchar contra el mar, sino que hay que aprender a comprender y dirigir sus fuerzas para aprovecharlas con respeto. Lo más asombroso de todo, es que no sólo se sobrevive, sino además se puede jugar en medio del tremendo poder de las olas y las corrientes. Este es uno de los goces básicos del surf. Además da auto confianza en un medio que por el poder que tiene normalmente asusta.
Aprender el control de la tabla; es decir, remada, curso, giros, maniobras, sentada y también el transporte a la playa sólo toma un par de horas en aguas lisas (sin olas, pero en el mar).

Cuando empezar

Lo mejor es comenzar cuando las condiciones climáticas y del mar sean lo más cálidas y confortables posibles. Pero con buena voluntad… puede ser en cualquier momento.

 

  El agua es muy fría en Chile, por lo que se recomienda un traje de agua bien sellado.  Esto lo ayudará a mantener la temperatura del cuerpo y aumenta la flotabilidad, sin que la pérdida de movilidad sea excesiva. En verano se puede tratar sólo con traje de baño, pero si tiene intenciones serias de continuar practicando, en una buena tienda de artículos náuticos le explicarán las características de cada traje con respecto a la estación o región en que desee surfear.
Para escoger una buena tabla que le acomode tiene que poner todo su empeño. Para las dos o tres primeras veces puede alquilar o pedir prestada una hasta saber reconocer qué tabla es la que necesitará
para continuar aprendiendo. Por lo menos por un tiempo. Las principales características a considerar son:

1.- Use la tabla que esté en buenas condiciones, sin áreas dañadas en la cubierta de fibra de vidrio ya que se podría dañar o cortar.

2.- Use una tabla de un largo suficiente (7 a 8 pies) para flotar y planear fácilmente. Al tenderse en la tabla dispuesto a remar, con su peso bien distribuido, levemente atrás del punto muerto, la punta de la tabla deberá sobresalir de la superficie no más de una pulgada.

 

3.- Para protección de los demás, como para su propia seguridad, use una "traba de surf". Esto es una cuerda elástica atada a la parte posterior de la tabla y el extremo libre, tomada al tobillo con un sistema que se pueda soltar rápidamente si es deseado.

Después de algunas sesiones usted podrá estar listo para invertir en una tabla. Se sugiere una buena tabla de segunda mano ya que su habilidad e idea de lo que usted quiere y necesita, puede cambiar varias veces durante el año.

Escogiendo la playa adecuada

Un error común en algunos principiantes es entrar en una ola apta sólo para surfistas experimentados, esto no sólo representa un riesgo para su propia integridad, sino que también para la del resto. Para evitar estos peligros, considere los siguientes puntos:

a) Escoja una bonita playa de arena, sin rocas en el fondo, ya que a veces podría dar con ellas.

b) Busque un lugar donde las olas se formen y quiebren en el mismo lugar periódicamente y a una distancia moderada de la costa. La ola debe quebrar suavemente y no en forma agresiva. Deslícese en las espumas.

c) Pregunte a otros surfistas que conocen la playa que ha escogido, por detalles que le puedan ser útiles a la hora de deslizarse por las olas.

Tome lecciones.

       a continuación una pequeña secuencia de surf: